ISSN 2618-5628
 
HOME   INDICE   AUTORES   LEGISLACIONES VIGENTES   CONTACTO      
 
Tiempo psicológico  
Autocontrol, Malestar psicológico  
     

 
Tiempo subjetivo, autocontrol y malestar psicológico en jóvenes y adultos de Buenos Aires
 
Germano, Guadalupe
Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET)
Pontificia Universidad Católica Argentina (UCA)
 

 

Introducción

El estudio del tiempo siempre ha sido relevante para las personas en general, y para la ciencia en particular. Dentro del campo de la psicología se ha abordado el tiempo desde cuatro niveles (Laplanche, 1996 citado en Vásquez Echeverría, 2011). El nivel I refiere al tiempo cosmológico o el tiempo del mundo; el nivel II es el tiempo perceptivo o de la conciencia inmediata que poseen los seres vivientes (temporalidad); el nivel III es el tiempo de la memoria y del proyecto (o la temporalización en los seres humanos), alude al tiempo subjetivo. Por último, el nivel IV considera al tiempo de la historia, el tiempo de las sociedades o de la humanidad (historicidad). El presente trabajo se enfoca en el nivel III, el del tiempo subjetivo. Se expondrán los principales antecedentes del tema y luego se hará referencia a los principales resultados de un proyecto de investigación que se realiza en el marco de una beca doctoral CONICET que se propone el estudio de la temporalidad subjetiva en relación con variables sociodemográficas, de personalidad y estados psicológicos (Germano, 2017).

 

Antecedentes

Existen diversas aproximaciones al fenómeno del tiempo psicológico. Al adentrarnos en su estudio es fundamental, en primer lugar, conocer sus dos grandes áreas: la percepción objetiva del tiempo y el tiempo subjetivo. Fraisse (1984) es quien diferencia entre la dimensión objetiva del tiempo, es decir el tiempo que realmente sucede, medido por un reloj, y la dimensión subjetiva o psicológica, que se relaciona al interés que el sujeto experimenta por la actividad ejercida. El tiempo objetivo está relacionado con la capacidad de anticipar situaciones futuras y planificar comportamientos (por ejemplo, conductas de manejo, el cálculo del tiempo para llegar a tiempo a una cita, y la planificación profesional). Por otro lado, el tiempo subjetivo está relacionado con la forma en que las personas perciben el paso del tiempo, es decir, lo corto o largo o largo se percibe un determinado periodo. Dentro del tiempo subjetivo se encuentra también la perspectiva temporal, que incluye la actitud subjetiva desde la que una persona ve su situación actual incluyendo su percepción del pasado y del futuro; y el foco temporal, que refiere a la atención que las personas prestan a cada dimensión del tiempo (Grondin, 2019). Este trabajo se centra en el tiempo subjetivo.

Entre los antecedentes más significativos del estudio del tiempo subjetivo se encuentra la teoría desarrollada por James (1890) que observó que cuando el tiempo se completa con muchas y variadas experiencias parece corto, pero al mirar hacia atrás parece largo; contrariamente, cuando el tiempo está vacío de experiencias parece largo mientras está sucediendo, pero al observarlo retrospectivamente resulta corto. Otro de los pilares del estudio del tiempo subjetivo es el concepto de perspectiva temporal de Lewin (1978). El autor planteó que tanto el pasado como el futuro existen de manera simultánea en un mismo campo psicológico en un momento determinado. Así, la perspectiva temporal es la tendencia que tiene el sujeto a estar ubicado en un marco temporal específico: pasado, presente o futuro. Nuttin (1985) también utilizó el término perspectiva temporal, pero la define como la distancia cognitiva entre las metas y las experiencias vividas. Según el autor, el pasado y el futuro influyen en cómo las personas se desenvuelven en el presente.

Al considerar la investigación del tiempo subjetivo, en la segunda mitad del siglo XX crecieron las publicaciones en el área dando lugar a numerosos intentos de operacionalizar diversos constructos. Wessmann (1973) creó la escala Long Term Personal Direction Scale que fue y sigue siendo muy utilizada en el campo de la orientación vocacional u orientación para la carrera. Por otro lado, Nuttin y Lens (1980) desarrollaron el Método de Inducción Motivacional que explora metas y temores frente al futuro y los ubica en una escala temporal. En el mismo sentido, enfocándose únicamente en el futuro, Zaleski (1996) propuso la Escala de Ansiedad Futura, y Strathman y cols. (1994) desarrollaron la Escala de Consideración de las Consecuencias Futuras. Estos instrumentos se centran en una sola dimensión del tiempo psicológico y, al ser unidimensionales, no logran captar cómo se relacionan entre sí las diferentes dimensiones del tiempo, cuestión que sí afrontan los estudios liderados por Zimbardo que se abordarás a continuación.

Tomando la teoría de Lewin como fundamento, Zimbardo y Boyd (1999, 2008) desarrollaron un cuestionario para evaluar la perspectiva temporal que definieron como 'el proceso no consciente, a través del cual el flujo de experiencias personales y sociales se en categorías temporales que ayudan a dar orden, coherencia y significado a esas experiencias' (Zimbardo & Boys, 1999 p. 1271). El cuestionario se llama Inventario de Perspectiva Temporal de Zimbardo (ZTPI) y evalúa cinco marcos temporales que ayudan a ordenar la experiencia y darles orden, coherencia y sentido a nuestras vidas. Estas orientaciones temporales ejercen una influencia dinámica en los juicios, decisiones y acciones importantes que realizan las personas. La perspectiva temporal es un proceso fundamental para el funcionamiento tanto individual como social, y parece funcionar como un proceso relativamente estable a nivel individual.

Las cinco dimensiones de la perspectiva temporal son: pasado negativo, que supone una actitud negativa y pesimista del pasado; pasado positivo –que refleja una actitud feliz y nostálgica con respecto al pasado; presente hedonista, que implica una actitud de disfrute del momento actual sin evaluar las consecuencias; presente fatalista, que supone una actitud de indefensión con respecto a la vida en general; y futuro, entendido como la tendencia a planificar metas a largo plazo (Zimbardo & Boyd, 1999). El ZTPI fue adaptado para población de Buenos Aires, mostrando evidencias aceptables de confiabilidad y validez (Brenlla et al., 2019). Por otro lado, se desarrolló una versión abreviada del ZTPI que también evidenció ser válida y confiable (Germano & Brenlla, 2020).

Otra de las conceptualizaciones que abarca las tres grandes dimensiones del tiempo -pasado, presente y futuro- es el foco temporal que fue definido por Shipp y cols. (2009) como 'la atención que los individuos dedican a pensar en el pasado, el presente y el futuro, y el concepto es importante porque afecta a la forma en que las personas incorporan las percepciones sobre las experiencias pasadas, las situaciones actuales y las expectativas futuras en sus actitudes, cogniciones y comportamiento' (p.1). Este constructo se enmarca dentro de la teoría sociocognitiva. Se refiere a un aspecto cognitivo, el pensamiento sobre un tiempo determinado, y afecta a las actitudes, las decisiones, los comportamientos, el afecto y la motivación. Los autores desarrollaron la Escala de Foco Temporal que evalúa tres dimensiones: el foco temporal pasado, el foco temporal presente, y el foco temporal futuro. La escala se encuentra adaptada en Argentina (Germano & Brenlla, 2022).

Los estudios mostraron que el tiempo subjetivo se considera un aspecto de la personalidad relacionado con muchas variables y que subyace a otros procesos y dimensiones de la vida de las personas. Por ejemplo, Oyanadel y Buela Casal (2010) concluyeron que la orientación temporal balanceada se relaciona positivamente con la saluda, mientras que un alto nivel de pasado negativo se relaciona de manera negativa con la salud. Por otro lado, un reciente metaanálisis puso de manifiesto existen 282 estudios empíricos que se dedicaron a explorar la relación entre la perspectiva temporal y diferentes aspectos incluidos en el proceso de autorregulación (Baird, 2018). A su vez se ha demostrado que puede ser un importante predictor de la satisfacción con la vida (Przepiorka & Sobol-Kwapinska, 2018), la adaptación psicológica (Marczak et al., 2020) y el malestar psicológico (Dany et al., 2016; Germano & Brenlla, 2021). Estos antecedentes demuestran que el tiempo subjetivo tiene consecuencias psicológicas y debe ser estudiado en profundidad.

 

Relación entre la perspectiva temporal y el autocontrol, y su impacto en el malestar psicológico

Como pudo observarse en los antecedentes, numerosos estudios empíricos han demostrado la relación entre las variables de tiempo y diferentes aspectos de la autorregulación, y también entre el tiempo subjetivo y estados psicológicos. A continuación, se expondrán algunos de los resultados más significativos de un proyecto que se está llevando a cabo en el marco de la línea de investigación 'Aspectos subjetivos y objetivos del procesamiento psicológico del tiempo en adultos' dirigida por la Dra. María Elena Brenlla en el Centro de Investigaciones de Psicología y Psicopedagogía (CIPP) de la Universidad Católica Argentina.

En primer lugar, se realizó un estudio cuantitativo con diseño no experimental, con alcance descriptivo y correlacional, de corte transversal, cuyo principal objetivo fue evaluar las diferencias individuales en Perspectiva Temporal (PT) y estudiar su relación con el Autocontrol (AC) (Germano & Brenlla, 2019). Participaron 243 personas adultas entre los 18 y 60 años (70% de mujeres; MEedad=27; DE=11.95), todos residentes de zonas urbanas de Buenos Aires. Participaron del estudio entre marzo y noviembre de 2018. Completaron un cuestionario de datos sociodemográficos, la adaptación argentina del ZTPI (Brenlla et al., 2019), y la versión argentina de la Escala breve de Autocontrol que evalúa el grado de AC que presentan las personas (Garrido et al., 2018). El AC es una dimensión ampliamente estudiada en la psicología por lo cual existen diferentes definiciones. Este estudio considera que el AC es la habilidad para reprimir o la práctica de represión de reacciones impulsivas de un comportamiento, deseos o emociones (American Psychological Association, 2009). Un bajo AC se relaciona con la tendencia a elegir acciones que ofrezcan gratificación inmediata; preferencia por tareas simples, conductas arriesgadas, por actividades físicas y no mentales; y una mínima tolerancia a la frustración, es decir una alta tendencia a la impulsividad (Vohs & Baumeister, 2016). Cabe destacar que un alto nivel de AC está asociado a conductas más saludables, un buen ajuste psicológico, menor nivel de patología y mayor éxito en las relaciones interpersonales, mejores logros académicos, menor nivel de agresividad y menor índice de obesidad (Tangney et al., 2004; Vohs & Baumeister, 2016). Es decir, que un alto nivel de AC puede ser considerado un factor de salud.

Entre los resultados más significativos, se encontró que el AC y el futuro se relacionan de manera positiva, mientras que el AC se relaciona de manera negativa con el presente fatalista, pasado negativo y presente hedonista Los resultados van en línea con los estudios previamente citados y aportan evidencia empírica sobre la relación que existe entre el procesamiento psicológico del tiempo y la capacidad de autocontrol. {ver tabla 1}.

En vistas a seguir profundizando los hallazgos sobre la relación entre AC y PT, se realizó un segundo estudio que se propuso indagar nuevamente la relación entre ambas variables, pero se incluyó también un análisis de regresión lineal múltiple y un análisis de senderos (Germano & Brenlla, en prensa). El último análisis fue elegido debido a que permite evaluar los efectos directos de las variables independientes sobre la variable dependiente, teniendo en cuenta las covarianzas que existen entre las variables independientes. Estos métodos no prueban causalidad, pero sí ayudan a inferir hipótesis causales (Pérez et al., 2013). Se utilizó un diseño no experimental, transversal, inferencial, con alcance correlacional, y un muestreo no probabilístico de tipo bola de nieve. Participaron 560 adultos con edades entre 18 y 60 años (65.5% mujeres, MEedad = 30.32, DE = 13.17). Como instrumentos de recolección de datos se utilizaron: un cuestionario de datos sociodemográficos, el ZTPI en su versión abreviada para Buenos Aires (Germano & Brenlla, 2020) y la versión argentina de la Escala Breve de Autocontrol (Garrido et al., 2018).

Se halló, al igual que en el estudio anterior, que el autocontrol covarió de manera significativa y positiva con el futuro, y de manera negativa con el presente fatalista, pasado negativo y presente hedonista. Además, se consideró la edad y se observó que a mayor edad mayor nivel de AC y mayor presencia de perspectiva temporal futura, y menor nivel de pasado negativo, pasado positivo y presente hedonista {ver tabla 2}.

Por otro lado, en el análisis de regresión lineal se encontró que tres de las dimensiones de la perspectiva temporal —futuro, presente hedonista y pasado negativo— y la edad explicaron un 44.8% de la variabilidad de las puntuaciones del AC (R2 =0.44, F (6, 399) = 52.48, p < .001). Al considerar los coeficientes Beta, que reflejan el impacto de cada variable independiente en la variable dependiente, se observó que la dimensión futuro de la PT fue la que explicó más varianza de las puntuaciones de AC (β=.44), seguida por el presente hedonista (β= -.26), la edad (β= -.19), y el pasado negativo (β=-.19). Las variables presente fatalista y pasado positivo no fueron significativas en el modelo. Es decir, que los hallazgos indicaron que a medida que aumenta la presencia de la PT futura aumenta el AC. Pero, sucede lo contrario con las dimensiones Pasado Negativo y Presente Fatalista, ya que a medida que estas aumentan el AC disminuye. Por último, a medida que aumenta la edad aumenta también el AC.

Por último, siguiendo los hallazgos reportados hasta el momento, se construyó un modelo que incluyó la edad y las cinco dimensiones de la PT como variables independientes y el AC como variable dependiente. Se puso a prueba con un análisis de senderos y se encontró que el modelo presentó un excelente ajuste a los datos (X2 (8, n = 560) = 11.28; p = .18; x2/gl = 1.41; RMSEA = .03 y CFI = .99). En la Figura 1 puede observarse el modelo final con los efectos directos significativos.

{ver figura 1}

Finalmente, en un tercer estudio se puso a prueba la hipótesis de que la perspectiva temporal y el autocontrol pueden ser considerados predictores del malestar psicológico (Germano & Brenlla, 2021). El malestar psicológico es un estado de sufrimiento emocional caracterizado por sintomatología ansiosa y depresiva. Los síntomas pueden ser cansancio, inquietud, agitación, nerviosismo, falta de interés o desmotivación, tristeza, desesperanza y sentimientos de inutilidad. Es un estado que es causado por múltiples factores, como el contexto, la crianza, y las predisposiciones biológicas, entre otras (Kessler et al., 2002). Se ha estudiado el malestar psicológico como indicador de la salud y enfermedad mental. Los pacientes psiquiátricos tienen autopercepciones de malestar significativamente mayores que la población general (Brenlla & Aranguren, 2010).  

Se realizó un estudio empírico con enfoque cuantitativo y diseño no experimental. Participaron 328 personas adultas (38% hombres, MEedad=32.03; DE=12.96) residentes de Buenos Aires que completaron la versión abreviada del ZTPI (Germano & Brenlla, 2021), la Escala Breve de Autocontrol (Garrido et al., 2018) y la adaptación argentina de la escala de Escala de Malestar Psicológico (Brenlla & Aranguren, 2010).

En primer lugar, se calculó un análisis de correlación bivariada con el estadístico r de Pearson entre todas las variables del estudio. Los resultados fueron en línea con los hallazgos reportados en estudios previos, a los que se sumaron las relaciones encontradas entre el malestar psicológico y las demás variables. En este sentido, se encontró una relación negativa entre el malestar psicológico y el pasado positivo (r=-.26; p<.01) y el autocontrol (r=-.31; p<.01); y una relación positiva entre el malestar psicológico y el pasado negativo (r=.48; p<.01), el presente hedonista (r=.13; p<.05), y el presente fatalista (r=.19; p<.05).

Luego, se realizó un análisis de regresión lineal múltiple que mostró que el pasado negativo, el pasado positivo y el autocontrol explican el 31% de la varianza del malestar psicológico (F (3,323) = 49.23, p < .001, R2 = .31). El pasado negativo fue la dimensión que explicó más varianza de las puntuaciones del malestar psicológico (β=.42), seguido por el pasado positivo (β= -.22), el autocontrol (β= -.17), y el presente hedonista (β= -.21). Los resultados mostraron que cuanto más altos son los niveles de pasado negativo y cuanto más bajos son los niveles pasado positivo y de AC, mayor es el nivel de malestar psicológico. Posteriormente, se llevó a cabo un análisis de senderos que mostró un excelente ajuste a los datos (X2 (6, n = 328) = 3.794; p = .705; x2/gl = 0.63; GFI= .99; CFI= .99; RMSEA = .00 y NFI = .98). En la Figura 2 puede observarse el modelo final con los efectos directos significativos.

{ver figura 2}

Los resultados mostraron que el futuro, pasado negativo y presente (en este estudio, siguiendo la recomendación de los revisores del artículo, se consideró una única variable del presente calculada a partir del promedio entre el presente hedonista y presente fatalista) tienen un efecto directo sobre el autocontrol. Además, el malestar psicológico, tal como se hipotetizó, puede ser predicho por el pasado negativo, el pasado positivo y el autocontrol. Por último, el futuro, pasado negativo y presente tienen un efecto indirecto sobre el malestar psicológico a través del autocontrol. Estos resultados apoyan la idea de que la perspectiva temporal está relacionada con el autocontrol y sugieren que ambos, perspectiva temporal y autocontrol, pueden ser predictores del malestar psicológico. Los hallazgos suman evidencia empírica sobre el tiempo psicológico y arrojan luz sobre el valor de considerar el autocontrol como una variable mediadora entre la perspectiva temporal y el estado psicológico de alguien.

 

Conclusiones

Sin lugar a duda el tiempo es una dimensión esencial de la vida de las personas. Tanto en su dimensión objetiva como en la subjetiva. Los antecedentes muestran que en la ciencia psicológica existe un área particular que desarrolla teoría basada en datos empíricos sobre el tiempo psicológico. En particular, como se ha mencionado, la línea de investigación en la que se circunscribe este escrito se centra en el estudio del tiempo subjetivo o de nivel III siguiendo la clasificación de Laplanche (1996 citado en Vásquez Echeverría, 2011). En este nivel se incluyen todos los constructos de personalidad y diferencias individuales. Los mismos están basado en la habilidad cognitiva del ser humano para viajar de forma mental, es decir, episódica en el tiempo y se distinguen de estos ya que representan predisposiciones en las valoraciones o preferencias que hacen las personas hacia cada una de estas regiones temporales. Las valoraciones varían de persona a persona y se ha postulado que son más o menos estables, como si se comportasen como un rasgo de personalidad.

Entre los constructos más salientes de tiempo subjetivo se encuentran el de perspectiva temporal propuesto por Zimbardo y Boyd (1999, 2008), y el de foco temporal propuesto por Shipp y cols. (2009). Al retomar lo mencionado previamente, se trabajó en la traducción y adaptación de los instrumentos que operacionalizan estos constructos. En primer lugar, el ZTPI en su versión original (Brenlla et al., 2019) y luego en su versión breve (Germano & Brenlla, 2020). En segundo lugar, la Escala de Foco Temporal (Germano & Brenlla, 2022). Estos aportes resultan fundamentales ya que es indispensable contar con pruebas válidas y confiables para evaluar constructos psicológicos. No se puede dar por sentado que una prueba de medición creada y/o validada en otro país, aunque sea de habla hispana, funcione correctamente en el medio local. Por ello, la utilización de la psicometría asegura que se cuente con instrumentos que realmente midan lo que dicen medir y que arrojen resultados que puedan ser utilizados para tomar decisiones (International Test Comission, 2017). Futuras líneas de investigación podrían centrarse en estudios transculturales sobre perspectiva temporal y foco temporal incluyendo datos locales, ya que los datos de países latinoamericanos en general y Argentina en particular no suelen estar incluidos en este tipo de estudios (e.g.: Callizo-Romero et al., 2020; Sircova et al., 2014).

A partir de los resultados reportados se observa, en primer lugar, que la perspectiva temporal y el autocontrol se encuentran fuertemente vinculados. Las personas que presentan puntuaciones mayores en el autocontrol presentan más orientación hacia el futuro, mientras que aquellos que presentan menores niveles de autocontrol presentan más orientación hacia el presente fatalista, pasado negativo y presente hedonista. Esto concuerda con estudios anteriores (Baird, 2018).

Por otro lado, se demostró que no solo hay una covariación entre las variables, sino que la relación entre la perspectiva temporal y el autocontrol es lineal desde la primera hacia el segundo. Esto es crucial porque el autocontrol es un proceso más controlado (Vohs & Baumeister, 2016) mientras que la perspectiva temporal se define como un proceso no consciente (Zimbardo & Boyd, 1999). Esto puede afirmarse a partir de los análisis de regresión lineal que corresponden a un modelo predictivo y permiten evaluar una posible relación causal entre variables. Futuras líneas de investigación podrían incluir más variables sociodemográficas -como el nivel educativo o el hábitat rural o urbano- para profundizar el análisis, sobre todo considerando que la cultura y zona geográfica podría estar influyendo en los hallazgos ya que la perspectiva temporal puede variar según esos aspectos (Zimbardo & Boyd, 1999; 2008). Además, sería recomendable hacer estudios longitudinales ya que eso permitiría poner a prueba de manera más confiable la relación causal.

Por último, los resultados dejaron en evidencia los efectos de la perspectiva temporal y el autocontrol en el malestar psicológico. En línea con lo reportado sobre ajuste psicológico, lo hallado en los análisis que aquí se reportaron mostraron que un nivel alto de autocontrol y las perspectivas temporales de futuro y pasado positivo se asocian a menor nivel de malestar psicológico, mientras que bajos niveles de autocontrol y las perspectivas temporales de pasado negativo, presente hedonista y presente fatalista se asocian a mayor nivel de malestar psicológico. Estos resultados muestran que la perspectiva temporal puede ejercer un efecto sobre un estado psicológico como lo es el malestar psicológico, a través del autocontrol. Esto significa que cuando se considera tanto la perspectiva temporal y el autocontrol, la perspectiva temporal es un rasgo de personalidad que se sitúa previamente, y cuando se trata de estudiar su efecto sobre diferentes resultados, el autocontrol debe ser considerado como variable mediadora porque se comporta de forma más controlada, más consciente, que la perspectiva temporal. Sumado a esto, un estudio reciente demostró que la inteligencia, el temperamento y el entorno familiar deberían considerarse como orígenes de las dimensiones de la perspectiva temporal (Stolarski et al., 2020). Así, futuros estudios podrían centrarse también en los predictores primarios de la perspectiva temporal, tales como el temperamento, aumentando la idea de que la perspectiva temporal es un rasgo de personalidad que puede considerarse como una variable predictora de diferentes rasgos, estados psicológicos y resultados relacionados con los comportamientos sociales y económicos.

Las evidencias previas mostraron que el pasado positivo se asocia con alta autoestima, energía y felicidad; el pasado negativo con baja autoestima, agresión y depresión; el presente hedonista con conductas de riesgo y adicciones, y búsqueda de novedad; el presente fatalista con depresión, ansiedad y agresión; y el futuro con la estabilidad emocional, y la capacidad de ser diligente y establecer metas (Dany et al., 2016). Klingeman, 2001; Stolarski et al., 2014; Przepiorka & Sobol-Kwapinska, 2018; Zimbardo & Boyd, 1999, 2008). A esto se suman los hallazgos aquí reportados, que ayudan a concluir que un alto autocontrol, pasado positivo y futuro son constructos asociados a mejor ajuste psicológico; mientras que, bajo autocontrol, pasado negativo y presente hedonista y fatalista se asocian a un menor ajuste psicológico. Estas conclusiones deben ser tenidas en cuenta a la hora de aplicar diferentes intervenciones para mejorar el perfil de PT (Sword et al., 2014) y para aumentar los niveles de autocontrol (e.g.: Duckworth et al., 2018), ambos aspectos que conducen a estados psicológicos saludables y resultados positivos.

Los estudios reportados arrojan luz sobre las consideraciones teóricas y prácticas que se desprenden de los constructos de tiempo subjetivo, autocontrol y malestar psicológico. Se destaca el interés de considerar la PT como una variable de personalidad que está en el origen del comportamiento y que puede ser considerada, junto con otras variables sociodemográficas como la edad, para predecir la variabilidad del autocontrol, y en conjunto predecir estados psicológicos como es el caso del malestar. Se destaca la idea de que resulta fundamental contar con evidencia local tanto de instrumentos de medición de rasgos de personalidad, como de estudios empíricos de psicología del tiempo.

 

Referencias

American Psychological Association (2009). APA concise dictionary of psychology. American Psychological Association.

Baird, H. M. (2018). The Relationship between Time Perspective and Self-Regulation [Phd thesis, University of Sheffield]. http://etheses.whiterose.ac.uk/23517/ 

Brenlla, M. E., & Aranguren, M. (2010). Adaptación argentina de la Escala de Malestar Psicológico de Kessler (K10). Revista de Psicología, 28(2), 308-340. https://doi.org/10.18800/psico.201002.005 

Brenlla, M. E., Zapater, J., & Germano, G. (2019). Adaptación lingüística, estructura factorial y fiabilidad del Inventario de Perspectiva Temporal de Zimbardo para Buenos Aires. Interdisciplinaria36(2), 111-127. http://dx.doi.org/10.16888/interd.2019.36.2.8

Callizo-Romero, C., Tutnjević, S., Pandza, M., Ouellet, M., Kranjec, A., Ilić, S., Gu, Y., Göksun, T., Chahboun, S., Casasanto, D., & Santiago, J. (2020). Temporal focus and time spatialization across cultures. Psychonomic Bulletin & Review, 27(6), 1247-1258. https://doi.org/10.3758/s13423-020-01760-5

Dany, L., Roussel, P., Laguette, V., Lagouanelle-Simeoni, M. C., & Apostolidis, T. (2016). Time perspective, socioeconomic status, and psychological distress in chronic pain patients. Psychology, Health & Medicine, 21(3), 295–308. https://doi.org/10.1080/ 13548506.2015.1062900

Duckworth, A. L., Milkman, K. L., & Laibson, D. (2018). Beyond willpower: Strategies for reducing failures of self-control. Psychological Science in the Public Interest, 19(3), 102–129. https://doi.org/10.1177/1529100618821893

Fraisse, P. (1984). Perception and estimation of time. Annual review of psychology, 35(1), 1-37. https://doi.org/10.1146/annurev.ps.35.020184.000245

Garrido, S.J., Morán, V., Azpilicueta, A.E., Cortez, F., Arbach, K., & Cupani, M. (2018). Análisis de modelos rivales unidimensionales y bidimensionales de la escala breve de autocontrol en estudiantes universitarios argentinos. Psicodebate. Psicología, Cultura y Sociedad, 18(2), 26-37. http://www.scielo.org.ar/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S2451-66002018000200002

Germano, G. (2017). Temporalidad subjetiva en la juventud y adultez, y su relación con el autocontrol. En IX Congreso Internacional de Investigación y Práctica Profesional en Psicología XXIV. Jornadas de Investigación. XIII Encuentro de Investigadores en Psicología del MERCOSUR. Facultad de Psicología - Universidad de Buenos Aires, Buenos Aires. https://www.aacademica.org/000-067/1077

Germano, G. & Brenlla, M. E. (2019). Perspectiva temporal y autocontrol en jóvenes y adultos de Buenos Aires. En XI Congreso Internacional de Investigación y Práctica Profesional en Psicología. XXVI Jornadas de Investigación. XV Encuentro de Investigadores en Psicología del MERCOSUR. I Encuentro de Investigación de Terapia Ocupacional. I Encuentro de Musicoterapia. Facultad de Psicología - Universidad de Buenos Aires, Buenos Aires. https://www.aacademica.org/000-111/123

Germano, G. & Brenlla, M. E. (2020). Versión Abreviada del Inventario de Perspectiva Temporal de Zimbardo para Buenos Aires. Revista Iberoamericana de Diagnóstico y Evaluación-e Avaliação Psicológica2(55), 71-87. https://doi.org/10.21865/RIDEP55.2.06

Germano, G., & Brenlla, M. E. (2021). Effects of time perspective and self-control on psychological distress: A cross-sectional study in an Argentinian sample. Personality and Individual Differences171, 110512. https://doi.org/10.1016/j.paid.2020.110512

Germano, G., & Brenlla, M. E. (2022). Adaptación argentina de la Escala de Foco Temporal: evidencias de validez de constructo, confiabilidad y validez externa. Perspectivas en Psicología, 19(1), 81-102. http://perspectivas.mdp.edu.ar/revista/index.php/pep/article/view/581

Germano, G., & Brenlla, M. E. (en prensa). Influencia de la Perspectiva Temporal y la Edad sobre el Autocontrol: Un Estudio en Jóvenes y Adultos de Buenos Aires. Psykhe.

Grondin, S. (2019). The Perception of Time: Your Questions Answered. New York: Routledge. https://doi.org/10.4324/9781003001638

International Test Comission. (2017). The ITC Guidelines for Translating and Adapting Tests (Second edition). https://www.intestcom.org/files/guideline_test_adaptation_2ed.pdf

James, W. (1890). The Principles of Psychology. New York: Dover Publications.

Kessler, R. C., Andrews, G., Colpe, L. J., Hiripi, E., Mroczek, D. K., Normand, S. L., & Zaslavsky, A. M. (2002). Short screening scales to monitor population prevalences and trends in non-specific psychological distress. Psychological Medicine, 32(6), 959–976. https://doi.org/10.1017/S0033291702006074

Klingeman, H. (2001). The time game: Temporal perspectives of patients and staff in alcohol and drug treatment. Time & Society, 10(2), 303–328. https://doi.org/10.1177/0961463X01010002008

Lewin, K. (1978). La teoría del campo en la ciencia social. Buenos Aires: Paidós. Trabajo original publicado en 1951.

Marczak, M., Sorokowski, P., & Sobol-Kwapinska, M. (2020). Balanced time perspective as a facilitator of Immigrants' psychological adaptation: A study among Ukrainian immigrants in Poland. https://doi.org/10.31234/osf.io/ybprf

Nuttin, J. (1985). Future time perspective and motivation: theory and research method. Estados Unidos: Erlbaum.

Nuttin, J. y Lens, W. (1980). Motivation et perspective d'avenir. Louvain: Presses Universitaires de Louvain.

Oyanadel, C. & Buela-Casal, G. (2010). La percepción del tiempo: influencias en la salud física y mental. Universitas Psychologica, 10(1), 149-161. http://www.scielo.org.co/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1657-92672011000100013

Pérez, E., Medrano, L. A. & Sánchez Rosas, J. (2013). El path analysis: conceptos básicos y ejemplos de aplicación. Revista Argentina de Ciencias del Comportamiento, 5(1), 52-66. https://doi.org/10.32348/1852.4206.v5.n1.5160

Przepiorka, A., & Sobol-Kwapinska, M. (2018). Religiosity moderates the relationship between time perspective and life satisfaction. Personality and Individual Differences, 134, 261–267. https://doi.org/10.1016/j.paid.2018.05.039

Sircova, A., van de Vivjer, F.J.R., Osin, E., Milfont, T.L., Feulaine, N., Kislali-Erginbilgic, A., Zimbardo, P.G. y 54 miembros del International Time Perspective Research Project (2014). A Global Look at Time: A 24-Country Study of the Equivalence of the Zimbardo Time Perspective Inventory. SAGE Open, 4(54), 1-12. http://dx.doi.org/10.1177/2158244013515686 

Stolarski, M., Matthews, G., Postek, S., Zimbardo, P.G., & Bitner, J. (2014). How we feel is a matter of time: Relationships between time perspective and mood. Journal of Happiness Studies, 15(4), 809–827. https://link.springer.com/article/10.1007/s10902-013-9450-y

Stolarski, M., Wojciechowski, J., & Matthews, G. (2020). Seeking the origins of time perspectives–Intelligence, temperament, or family environment? A one-year longitudinal study. Personality and Individual Differences. https://doi.org/10.1016/j. paid.2020.110080

Sword, R. M., Sword, R. K., Brunskill, S. R., & Zimbardo, P. G. (2014). Time perspective therapy: A new time-based metaphor therapy for PTSD. Journal of Loss and Trauma, 19(3), 197–201. https://doi.org/10.1080/15325024.2013.763632

Tangney, J.P., Baumeister, R.F., & Boone, A.L. (2004). High self-control predicts good adjustment, less pathology, better grades, and interpersonal success. Journal of Personality, 72(2), 271–322. https://doi.org/10.1111/j.0022-3506.2004.00263.x

Vásquez Echeverría, A. (2011). Experiência subjetiva do tempo e sua influência no comportamento: revisão e modelos. Psicología: teoría e Pesquisa27, 215-223. https://doi.org/10.1590/S0102-37722011000200011

Vohs, K. D., & Baumeister, R. F. (2016). Handbook of self-regulation: Research, theory, and applications. Guilford Publications. 

Wessman, A. E. (1973). Personality and the subjective experience of time. Journal of Personality Assessment, 37(2), 103-114. https://doi.org/10.1080/00223891.1973.10119839

Zaleski, Z. (1996). Future anxiety: Concept measurement and preliminary research. Personality and Individual Differences, 21(2), 165-174. https://doi.org/10.1016/0191-8869(96)00070-0

Zimbardo, P.G. & Boyd, N. (1999). Putting time in perspective: a valid, reliable, individual-differences metric. Journal of Personality and Social Psychology, 17(6), 1271-1288. https://doi.org/10.1037/0022-3514.77.6.1271

Zimbardo, P.G. & Boyd, N. (2008). The time paradox: The new psychology of time that will change your life. NY: Atria Books.

 

 
8va Edición - Junio 2022
 
 
Figura 1
 
 
Figura 2
 
 
Tabla 1
 
 
Tabla 2
 
 
©2022 FUNDACION AIGLÉ  -  Av Federico Lacroze 2056 (CABA)  -  Tel.: (54 11) 4775 1061  -  enciclopedia@aigle.org.ar  -  DEVELOPED BY